Vecinalista usurpó la capilla de barrio Santa Teresita  

El cura párroco Juan José Calandra denunció ante la Justicia la usurpación de la capilla que 35 años atrás levantara el padre Samuel Martino en el barrio existente detrás del Elevador. El sacerdote informó que la vecinal del barrio pretende convertir el lugar de culto en un dispensario.

El cura párroco Juan José Calandra denunció la usurpación ante la Justicia.

La capilla de barrio Santa Teresita fue usurpada por el presidente de la comisión vecinal con el objeto de convertirla en un centro de atención primaria de la salud, quien no solo la clausuró con candado sino que además retiró del interior todos los elementos religiosos. La insólita situación fue denunciada ante la justicia por el cura párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Luján, Juan José Calandra, en representación de la Arquidiócesis de Rosario.

“Esta cuestión viene hace varios meses a manos, supuestamente, del vecinalista con el proyecto de un dispensario, lo cual a nosotros nos pone muy contentos, pero ese lugar que es muy pequeño, 4 por 5, tiene todos los elementos de una capilla, el altar, el ambón, el sagrario, las imágenes, los bancos. Es para uso de capilla, no para otra cosa”, expresó Calandra. “No se acepta un uso compartido porque hace más de 35 años que está funcionando y queremos tener su uso para poder celebrar los actos de culto”, resaltó.

“Hay un montón de gente, católicos que quieren reunirse allí, para rezar el Rosario, para compartir la fe, leer la palabra, todo lo que se puede hacer en un templo”, agregó el sacerdote. “Lamentablemente, con todo el dolor, yo no quería, pero como no hubo respuesta en varios meses por gestiones diplomáticas tuve que hacer la denuncia con la anuencia del arzobispo”, indicó. Recordó que la capilla “se venía usando regularmente, yo he celebrado misas varias veces” y además “las mujeres iban a rezar el Rosario los domingos”.

 

Con candado

Calandra confirmó que la capilla se encuentra cerrada con candado y no pudo volver a ingresar,” las mujeres fueron a rezar el Rosario un domingo y no pudieron entrar porque estaba cerrada”, remarcó. El vecinalista “se apropió de algo que no era suyo, entró sin ningún tipo de permiso sabiendo que es de la Iglesia Católica”. Dado que los elementos que estaban en el interior fueron retirados y hoy están depositados en una casa vecina, el sacerdote estimó que “nos está echando del lugar”.

Asimismo recordó que el proyecto del dispensario le fue consultado por el entonces concejal Carlos Alegre pero le señaló que era imposible porque la capilla la utilizaban para las actividades religiosas habituales. “Lo que llama la atención que pared de por medio hay un salón que es dos o tres veces más grande que la pequeña capilla. Realmente nos sentimos muy dolidos porque no nos dejan ejercitar el culto. La libertad de culto que consagra la Constitución”.

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Conducía alcoholizado y llevaba una chica en el baúl del auto 2 Donó un millón y medio de pesos a CO.DIS.CO. antes de suicidarse 3 La peregrinación a San Nicolás ingresará a Villa por el Chapuy 4 Prisión preventiva para acusado de abusar de una discapacitada 5 “Vivo pidiendo orden, y acepto que me equivoqué”