Fue abatido en San Nicolás un conocido delincuente zonal

El mayor de los hermanos Garfagnoli fue muerto en un barrio nicoleño por una policía que le disparó cuando intentaba huir de un control policial. Tenía pedido de captura por evasión y frondosos antecedentes delictivos. Sus hermanos menores fueron imputados en 2015 por el asalto y posterior muerte de Eduardo Zupanovich, en Empalme.

Mauro Garfagnoli estaba vinculado a numerosos asaltos cometidos en nuestra zona.

Mauro “Negro” Garfagnoli, un conocido delincuente de amplio prontuario fue muerto en San Nicolás por una numeraria de la Policía Local cuando intentó evadir un control policial. Sobre el fallecido pesaba un pedido de captura activa del penal de Baradero, donde purgaba una condena por robo con régimen abierto y al que no había regresado luego de una salida transitoria. Más allá del hecho del que estaba imputado, tenía entre sus antecedentes numerosos hechos delictivos cometidos en nuestra zona. Era oriundo de Fighiera pero estuvo radicado en Rosario durante largos años y también en San Nicolás.

“Personal de la Policía Local de San Nicolás lo divisó en barrio Coviccos y le solicitó que se detuviera. Él no acató la orden y emprendió la fuga. En la persecución, Garfagnoli recibe un disparo y cae muerto en un domicilio de calle Baldrich y Rucci”, relató el Diario El Informante. Posteriormente la autopsia reveló que la bala ingresó por la espalda, de izquierda a derecha y en sentido ascendente. Como consecuencia la policía Brenda Gasparri, de 26 años, fue desafectada y detenida por homicidio simple.

Mauro, de 38 años, era hermano mayor de Fernando Darío “El Cacha” y Juan José Garfagnoli, los dos imputados de asaltar y causar la muerte del mecánico y productor agropecuario de Empalme, Eduardo Zupanovich, cometido el 11 de julio de 2015 en la zona rural de la vecina localidad. Estos hermanos fueron imputados junto al nicoleño Carlos Miguel Marcatelli de realizar un “acuerdo previo de voluntades y dominio funcional  del hecho” para robar a la víctima.

 

Asalto a Zupanovich

La fiscal Analía Saravalli acusó a los Garfagnoli  y su cómplice de haber ingresado la noche del 11 de julio de 2015 “de manera violenta y sorpresiva por la parte trasera” de la vivienda de Zupanovich, ubicada en la zona rural de Empalme con la intención de apropiarse “ilegítimamente de las pertenencias” de la víctima. En esa circunstancias se produjo un intercambio de disparos entre los asaltantes y la víctima, la cual recibió dos disparos, uno en la pierna izquierda y otro en la zona abdominal que el ocasionó la muerte tres días después.

 

Bandoleros

En aquel momento algunos medios rosarinos recordaron que los hermanos Mauro y Fernando “Cacha” Garfagnoli eran “conocidos en la crónicas policiales” desde hacía casi una década por integrar bandas que efectuaron  “más de una decena de golpes en el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires. Allá por 2006, investigadores rosarinos atraparon a gran parte del grupo de expertos asaltantes que estaba integrado no sólo por los hermanos sino también por otras dos familias cuyos apellidos volvieron a resonar en la causa que investiga el crimen del mecánico”.

Según la acusación, “los hermanos Garfagnoli cometían golpes con Mario Marcatelli, pariente de Miguel y sobrino de José Omar “Gringo” Marcatelli. El Gringo era un reconocido hampón nicoleño que contó varios pedidos de captura, se fugó de penales, participó en persecuciones, robos calificados y un homicidio. Tenía 43 años cuando dos hombres en moto pasaron por la puerta de su casa la madrugada del 10 de abril de 2011 y lo ejecutaron de cuatro balazos. El sindicado líder de la gavilla era Mauro y les atribuyeron asaltos a una tienda de Empalme, a dos cerealeras de Pavón y General Conesa y un restaurante de Theobald”.

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Conducía alcoholizado y llevaba una chica en el baúl del auto 2 Donó un millón y medio de pesos a CO.DIS.CO. antes de suicidarse 3 La peregrinación a San Nicolás ingresará a Villa por el Chapuy 4 Prisión preventiva para acusado de abusar de una discapacitada 5 “Vivo pidiendo orden, y acepto que me equivoqué”