Talleres eliminó a ASAC y jugará una nueva final

En una serie emocionante,  el Monstruo avanzó a la final del torneo Clausura al superar por penales al Picante luego de un encuentro que fue al tiempo suplementario y culminó empatado 1 a 1. Germán Tomasini fue la gran figura de la noche al atajar tres penales.

Porvenir Talleres dejó en el camino a un duro rival y sueña con el título.

Un marco de final acogía la tarde dominguera en la República, que se mostraba repleta y reluciente frente a un cielo gris que cada vez se tornaba más amenazante. Porvenir Talleres se preparaba para recibir al gran equipo de ASAC al que tenía la misión de vencer si quería acceder a una nueva final y tener chances de revalidar el campeonato que consiguió en dos oportunidades consecutivas.

Antes del partido, el público tallarín se rompió las manos aplaudiendo a las categorías infantiles y juveniles del club, que consiguieron varios campeonatos este fin de semana –ver aparte- y los celebraron frente a su gente.

Pasadas las 18, los equipos de primera división saltaban al campo de juego luego de una arenga especial, ya que era un partido de alto riesgo para ambos. Por la calidad de los dos conjuntos, se podía decir que era una verdadera final antes de la final. Porvenir Talleres y ASAC se jugaban el todo por el todo en las puertas de la gloria.

El emocionante encuentro de ida había dejado la serie más abierta que nunca. El Monstruo había jugado un gran primer tiempo que lo puso dos goles arriba en el marcador, pero en el complemento ASAC llegó al empate a través de una gran presión y dos tantos de pelota parada que habían puesto la serie como al principio.

Dos grandes equipos que representan a dos grandes clubes, frente a frente, pusieron comienzo a un encuentro imperdible. Porvenir Talleres contó con el regreso de Guerra entre los titulares junto con el Gabo Rojo, que compartió la delantera junto con Janu Ramírez en lugar de Rodrigo Álvarez, que se encontraba suspendido por haber visto la doble amarilla en el primer encuentro.

Con dos líneas de cuatro jugadores que tenía a Morales jugando suelto en la delantera, a Solari como lateral izquierdo y dos jugadores rápidos y criteriosos por los costados, el Picante salió a hacer un planteo similar al que culminó jugando el encuentro anterior, y vaya que le dio resultado.

Los primeros minutos fueron todos azules. Al minuto, una pifia de Asplanato en la salida le dio la oportunidad a Lázaro de irse solo contra la banda izquierda y tocar el pase atrás, para que Flamenco, que quedó con el arco a su merced, la enviara muy cerca del primer palo. Fue un arranque que encendió las alarmas.

Tres minutos más tarde, el Picante volvió a ganar por los costados y un centro al área encontró a Morales. El capitán ganó arriba y cruzó el cabezazo que se metía esquinado y obligó a la buena reacción de Tomasini, quién despejó tras una buena volada.

Morales le puso fútbol y clase al mediocampo del Picante.

La intensidad que tenía el juego en el comienzo marcaba que se estaba disputando una verdadera final. El planteo de ASAC de presionar la salida y no dejar a los jugadores de Talleres recibir de frente al arco daba mucho resultado, ya que obligaba al conjunto local a tener que buscar en largo y no podía desarrollar su juego habitual.

Las situaciones de gol siguieron apareciendo y regándole a la gente un muy lindo espectáculo. Rojo tuvo la posibilidad de rematar de zurda y se fue cerca del palo del arquero como así también una clara de Mancini, a través de un córner, que le quedó en el área pero su remate se fue desviado. En tanto, la presión en la salida obligaba a Talleres a cometer errores y una salida corta de Tomasini le dejó un remate a merced de Rodríguez, que pasando la mitad de la cancha buscó rematar por arriba. La pelota terminó en el techo del arco.

ASAC volvió a avisar con un cabezazo de Díaz que pasó cerca del palo izquierdo. Y, a los 35 minutos, llegó el desequilibrio en el marcador y, otra vez, fue por una pelota parada. Un centro al área y un mal despeje encontraron a Rodríguez solo frente al arco, con todo el tiempo de perfilarse y sacar un fortísimo remate que se metió bien arriba. Nada que hacer para el arquero. Era la apertura del marcador para el visitante, que por el trámite del encuentro, pasaba a ser merecida.

La reacción de Talleres no se hizo esperar y dos buenas jugadas vinieron de la mano de Maximiliano Heredia, que realizó una buena jugada por el sector derecho tras recuperar la pelota y que cedió a Mancini, quien no pudo definir. Y que fue clave en la jugada del gol al robar  por la izquierda para dejarle la pelota a Guerra, que metió un fuerte buscapié tres dedos que cruzó toda el área y encontró a Rojo, quien le ganó a su marca y empujó el remate al fondo de la red para poner la igualdad.

El momento justo. El marcador volvía a estar como al principio a solamente dos minutos del final del primer tiempo. Y la gente empujaba, y ASAC empezaba a sentir el desgaste de tanto esfuerzo físico. El panorama se tornaba favorable de cara a la segunda mitad, donde Talleres buscaría volver a reencontrarse con su fútbol y quedarse con el triunfo.

El pitazo marcó el final del primer tiempo y el inicio de una lluvia torrencial que cubrió todo el campo de juego. Duró nada más que quince minutos, pero cambió sustancialmente las condiciones del campo, haciendo aún más difícil la tarea de los equipos que intentan jugar.

Sin embargo, Talleres no renunció a su libreto. Y salió con todo el coraje a ganar el encuentro, a hacerse dueño del trámite como cada vez que juega en su estadio. A Tocar, a rotar y a generar situaciones de gol que lo acerquen al triunfo y a una nueva final.

Juan Cruz Vega, que no había estado encendido en el primer tiempo, tomó la posta en el complemento para convertirse en el generador de fútbol de su equipo, con gambetas y velocidad, pero sin precisión a la hora de terminar. ASAC, por su parte, se mostraba más cauto que en el primer tiempo, intentaba mantener el orden y se lo notaba mucho más replegado, un poco por el desgaste y otro poco porque el Monstruo se le venía encima.

En el segundo tiempo se jugaba el partido que Porvneir Talleres proponía. El Monstruo se adueñó del balón, comenzó a imponerse en las divididas, a tocar y a rotar. Las jugadas de gol se empezaron a suceder en el arco de Machuca. Lo tuvo Mancini tras un pase de Guerra pero la defensa despejó antes, también Vega generó su oportunidad y la pelota se fue desviada por el arquero que no llegó a retener el buen remate del volante ofensivo.

ASAC no pateó al arco en todo el complemento, pero le alcanzó para aguantar y para intentar evitar que el conjunto local lo pase por encima. Salvo por dos o tres jugadas donde tuvo que intervenir Machuca, el planteo le permitió mantener lejos de las situaciones de peligro a su arco, a pesar de que el equipo local se había adueñado del trámite del juego.

A pesar de su superioridad en el complemento, Porvenir Talleres no llegó al gol y el Picante no le dio nada de trabajo a Tomasini en el segundo tiempo. El juego terminó igualado y los equipos debieron ir al alargue para decidir quién de los dos avanzaría a la gran final.

Heredia lucha por la pelota. El volante fue fundamental en el empate.

Alargue

No hubo desgaste físico que pudiera con el ímpetu de los jugadores de Porvenir Talleres, que salieron a definir la historia en el alargue y pusieron en un arco a ASAC con la intención de llevarse el triunfo sin llegar a los penales.

Al minuto, Rojo tuvo una desde el borde del área con un remate cruzado que se fue cerca del palo izquierdo de Machuca  y, sobre el final de la primera mitad, Ruelli terminó una jugada con un buscapié que nadie pudo conectar tras una buena asistencia de Vega. A  pesar de jugar un buen primer tiempo, Talleres no podía sacar diferencias.

Consciente de  que estaba poniendo en riesgo el resultado, ASAC adelantó sus líneas en el segundo tiempo de la etapa complementaria con la intención de sorprender al local, cortar su circuito de juego y tener alguna posibilidad de quedarse con la victoria.

El Picante intentó ser profundo y volver a lastimar con la pelota parada, una de sus grandes armas en esos dos encuentros. Pero en esta ocasión Talleres se defendió bien y no sufrió ningún sobresalto. El pitazo final llegó con la confirmación de que la emocionante historia, que tuvo a ASAC pegando primero y a un Talleres buscando hasta el final, terminaría en penales.

Todos los abrazos se los lleva Tomasini. El arquero fue el gran héroe de la noche.

La gran definición

Gustavo Figueroa fue el encargado de abrir una serie que tenía en vilo a la gran cantidad de gente que había colmado la República y se había bancado la lluvia con gritos y cánticos. Chuky, el especialista, cruzó el remate y aseguró el primer gol.

Rápidamente, Pablo Rodríguez, una de las figuras del encuentro, pateó fuerte y alto para engañar a Tomasini y poner la igualdad. Enseguida, Juan Cruz Vega puso el 2 a 1 engañando al arquero y Cristian Morales superó a Tomasini igualando la serie.

Machuca le atajó el tercer penal a Asplanato, y la serie se empezó a volcar a favor de ASAC: Solari convirtió, Ruelli también, Lázaro le pegó muy bien, Gastón López le dio vida a Talleres con una pelota que entró con suspenso tras pegar en el palo. Y Flamenco, que tenía en sus pies la clasificación picante, falló: Tomasini se tiró de una manera magnífica para contener el remate y darle vida a Talleres.

La serie continuó con las conversiones de Miguel Gutierrez y Julián Attolini. En el séptimo penal tallarín, Mancini pateó suave y Machuca le adivinó la intención para poner, otra vez, a ASAC de cara al triunfo.  Sin embargo, el arquero se volvió a lucir ante Víctor Gómez y, otra vez, sacó a Talleres del borde del abismo.

Maximiliano Heredia pateó con maestría el octavo penal y Leonardo Guerrero empató la historia. En el noveno, Santiago Marques convirtió un gol con suspenso y Germán Tomasini se volvió a transformar en el gran héroe de la noche al quedarse con el remate de Gómez. Como contra Unión hace un poquito menos de un año, el arquero se lució en la tanda final, ahora para llevar al equipo a una nueva definición.

Porvenir Talleres superó el desafío más grande que se le presentó en el torneo. Tuvo grandes momentos de fútbol y otros tantos donde el rival supo como complicarle la historia. Finalmente pasó, y está en su tercera final consecutiva, donde buscará, nada más y nada menos, que el tricampeonato. Será otra vez ante Unión, como las otras dos. Primero en Arroyo Seco y luego en la República. Y aunque muchos crean que la tercera es la vencida, el Monstruo avisa que está más fuerte que nunca.

 

Ficha del partido

Talleres         1          ASAC         1
Goles: Jesús Rojo (PT) Pablo Rodríguez (ASAC)
Terna arbitral: Pablo Ocampo, Luciano Tibolla e Ignacio González.
Resultado Global: Empate 3 a 3. Porvenir Talleres se impuso 7 a 6 en la tanda de penales.

 

La primera final se jugaría el sábado

Debido a la exigencia policial por el clásico rosarino, el encuentro de ida de la primera final de la Liga Regional del Sud se llevaría adelante el próximo sábado en la cancha de Unión de Arroyo Seco, mientras que la definición se realizará el otro fin de semana en La República.  Esta noche se llevará adelante la reunión donde quedarán confirmados los horarios.

 

ATAJÓ TRES PENALES

Tomasini, otra vez figura

El arquero volvió a ser la gran estrella de la noche en la República al lucirse en la serie por penales. Arrancó adivinando algunos, pero sin la suerte de contenerlos. Y en el momento de la verdad, no falló.

ASAC tuvo dos veces a punto de ganar la serie y el arquero contuvo los remates de Flamenco y Gómez para darle vida al Monstruo. Luego, en el noveno tiro, Tomasini se volvió a lucir al contener el disparo de Gómez para que el conjunto villense obtuviera el paso a una nueva final. Tras los festejos, se retiró acompañado de una gran ovación del público tallarín, que sueña con lograr un nuevo título.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Detienen a un docente de la escuela San Pablo por la amenaza de bomba 2 Finaliza la reconstrucción del puente Romanello 3 Detenido por pedido de captura 4 Allanamientos por drogas en el Boxing y en barrio Stella Maris   5 Acosaba a una mujer en la vía pública y fue detenido