Principio de incendio en una empresa de Empalme

En la mañana del viernes se produjo un siniestro en una secadora de perejil que fue rápidamente sofocado por los propios trabajadores, los que luego manifestaron su malestar por el tiempo que tardaron los bomberos villenses en llegar al lugar.

Los Bomberos Voluntarios terminaron de sofocar las llamas y procedieron a enfriar la secadora.

Un principio de incendio afectó el viernes por la mañana a una procesadora de perejil de la localidad de Empalme, ubicada en ruta 21 y calle Arenales (ex fábrica Romanello). El siniestro se inició alrededor de las 6.30, en una secadora y fue rápidamente sofocado por los trabajadores. Asistió una dotación de los Bomberos Voluntarios de Villa Constitución con una autobomba y una cisterna de apoyo, pero al llegar la situación estaba controlada. Colaboró Protección Civil de la Comuna de Empalme.

“Recibimos la denuncia aproximadamente a las 7 y 10 de la mañana de un incendio en una planta de procesamiento de perejil disecado, que se estaba quemando la parte de la secadora. Se hizo la convocatoria a  través de la sirena al personal y una vez que llegó salimos al lugar. Al arribar nos encontramos que el incendio fue prácticamente extinguido por personal de la empresa, solo quedaban algunas llamas en una parte a la que solo se podía llegar por arriba y algunas incandescencia dentro de la misma pero ya estaba todo controlado”, explicó el oficial inspector Emilio Malugani, de los bomberos villenses.

El fuego no provocó víctimas pero sí quejas de parte de los afectados que criticaron la demora en llegar al lugar por parte de los Bomberos Voluntarios. Al respecto Malugani expresó que este tipo de reclamos “es común porque ante la desesperación de quien está ante un siniestro los minutos se hacen horas”. Asimismo recordó que “hasta Empalme tenemos 9 kilómetros, vamos en un camión, con un peso aproximado de 20 mil kilos; tenemos cuatro lomos de burro hasta llegar al lugar”

Malugani agregó que también deben respetar las leyes de tránsito “porque si no después tenemos quejas que pasamos fuerte cuando vamos a una emergencia. Siempre respetamos la velocidad máxima que en las calles comunes es de 40 kilómetros y en las avenidas de 60, por si ocurre un accidente no tengamos que lamentar grandes desastres. Así que siempre vamos respetando eso, además ante un lomo de burro tenemos que frenar a 0.

Imagínense -continuó Malugani- que cualquier ciudadano que se movilice en un vehículo común de Villa a Empalme tiene 10 minutos, nosotros en un camión tenemos mínimamente los mismos 10 minutos o un poco más. Todo el mundo pretende que estemos ni bien inicia el incendio pero esto es voluntario, no tenemos una guardia permanente, entre que llega la gente al cuartel y se desplaza la unidad, hay unos períodos que son inevitables”.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Violenta agresión en una estación de servicios 2 Heroico rescate de dos mujeres atrapadas en un incendio   3 Adhesión al feriado administrativo del 15 de noviembre 4 Detuvieron a un vendedor de marihuana en barrio Galotto 5 Atropelló a dos motociclistas y huyó pero dejó su patente