Cuantioso robo en Casa Mural

Ladrones ingresaron al espacio cultural y sustrajeron gran cantidad de objetos de valor como equipos de audio e instrumentos musicales, además de botellas de bebida. El robo fue perpetrado en la madrugada del lunes.

Los malvivientes robaron todo tipo de objetos del espacio cultural de Rivadavia 962.

Una importante cantidad de objetos de valor, entre ellos instrumentos musicales, fueron sustraídos por delincuentes en Casa Mural, espacio cultural situado en Rivadavia 962 y en el cual actualmente se desarrollan talleres y muestras artísticas, aunque se lo estaba preparando para reabrirlo como una cervecería artesanal bajo el nombre “Praga”. El robo tomó estado público a raíz de una publicación en las redes sociales de la polifacética artista María José “Marijó” Argañaraz, que rápidamente fue replicada por todo el ambiente artístico de Villa Constitución.

“El lunes al mediodía, cuando la dueña de Casa Mural -donde desarrollo mi actividad docente en distintos talleres-, junto a la señora que limpia, va a ingresar al inmueble, se encuentra que la puerta estaba entreabierta y aparentemente barreteada”, contó María José a Diario EL SUR. “Al entrar encontró un terrible desorden y la falta de las llaves de las aberturas de comunicación internas, el candado grande de una reja que da a un patio interior y de los equipos de sonido de la gente que está por abrir un bar allí”, detalló la artista conocida por su actividad como mimo y cantante, además de docente.

Los delincuentes también se llevaron equipos y objetos que se utilizan en el espacio cultural como reproductor de CD, teléfono inalámbrico, pava eléctrica, herramientas eléctricas. Junto a todo ello desapareció “la maleta donde guardo los instrumentos de viento que uso en el Taller de Iniciación Musical Banditas, según cuentan estaban desparramados en una mesa por lo que calculan la habrían usado para llevarse bebidas que había del bar y los objetos pequeños”, indicó.

Además  “el armario donde guardo bajo llave los instrumentos estaba todo revuelto y faltaban el teclado de 5 octavas Casio y su transformador, que usamos para Banditas, y también para el estudio de Canto y Coro de Cámara de grandes”, explicó Marijó. “También falta mi violín de ¾  que usamos con los niños pequeños.  Yo estaba segura de que había cámaras funcionando en el local y en la calle, en la esquina, pero parece que no. Es muy triste pero rescato la solidaridad y solicitud de la gente de la ciudad y la región, mensajes, llamados y cómo se han puesto en marcha para difundir el hecho a través de las redes”.

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Lo mató a puñaladas y lo tiró en la vereda 2 Primeras multas por exceso de velocidad en los ingresos a Villa 3 Harto de robos y amenazas un hombre baleó a un joven 4 Sauretti imputado de homicidio calificado con ensañamiento 5 Denuncian agresión a un alumno