Harto de robos y amenazas un hombre baleó a un joven

La esquina de General López y San Luis fue el escenario de un violento altercado entre dos personas que arrojó como saldo un joven de 22 años herido de bala en ambas piernas. El agresor, un hombre de 55 años, se entregó a la Policía y llorando aseguró que no soportó más la impotencia de ser amenazado constantemente por este individuo.

El arma utilizada en la agresión fue entregada por su propietario a la Policía.

Un joven con antecedentes por diversos delitos contra la propiedad fue baleado en las piernas por un vecino que tras admitir su responsabilidad, entre llantos, contó al personal policial que estaba harto de soportar las afrentas que el infligía esta persona. El violento suceso ocurrió en la tarde del último jueves en la esquina de General López y San Luis, en inmediaciones del domicilio de quien efectuó los disparos, identificado como Hugo Ramírez, de 55 años. El herido resultó ser Gonzalo Rosales, de 22, con domicilio en Avellaneda 1160 bis pero cuyos familiares residen en la misma zona del hecho.

El jefe de la Unidad Regional VI, comisario mayor Marcelo Albornoz, informó que “se están tratando de establecer las circunstancias del hecho, donde una persona le disparó a otra con un arma de fuego en las piernas, a la altura de los muslos”. El herido “está internado ya que (las balas) le tocaron huesos y arterias. Posiblemente en unos días tendrá que ser intervenido quirúrgicamente”, agregó. Con respecto al agresor “fue demorado y la fiscal lo dejó detenido, fue secuestrado un revólver calibre 38 y estamos esperando diligencias que ordenó la Fiscalía”, señaló el jefe policial el mediodía del viernes.

Según estableció Diario EL SUR, minutos después de las 17 del jueves, Ramírez le disparó en la vía pública a Rosales, en la esquina de  General López y San Luis, y se dirigió a su domicilio situado en Colón 1982, a una cuadra del lugar del hecho. Alertados de lo sucedido por el sistema 911 acudieron al lugar tres móviles de Comando Radioeléctrico, cuyo personal encontró tendido a Rosales en la vereda de la casa de su cuñado, en General López 1988, con heridas de balas en ambas piernas.

Acto seguido solicitaron asistencia médica como así también la presencia del sumariante de la Comisaría 1ª y personal del Gabinete Técnico Criminalístico (GTC), dado que en el lugar se constataba un posible impacto de bala en la pared del frente de la finca de un vecino. Tras estas primeras diligencias los efectivos policiales se dirigieron a la casa del agresor “que se encuentra a la vuelta del lugar del hecho, donde encontramos que frente a la finca de Colón 1982 donde viviría el autor de los disparos, ya se encontraban algunos familiares del masculino herido intentando ingresar e increpando a los moradores de la casa”, informó una fuente policial.

 

Tensos momentos

Por tal motivo antes de ingresar al domicilio los uniformados procedieron a retirar a los allegados de Rosales, una vez completada esta acción llamaron a la puerta de Ramírez. Una vez frente a los policías “rompe en llanto y nos manifiesta que el día de ayer y hoy había recibido varias amenazas con arma de fuego por parte de quien recibió los disparos, y que hoy no soportó la impotencia y reaccionó”, expresó la misma fuente policial. Tras esta confesión espontánea el acusado entregó a los efectivos policiales el arma con la que disparó, se trata de un revólver Colt, calibre 38, con tambor de seis tiros, en el que se encontraban don vainas percutadas y 4 intactas.

Mientras el personal policial realizaba las tareas mencionadas dentro de la casa de Ramírez, en el exterior comenzaban a congregarse nuevamente los allegados a Rosales, por lo que los uniformados apuraron los trámites de rigor y trasladaron al detenido a sede policial, mientras que Rosales fue llevado al Hospital. Cabe destacar que aparentemente uno de los disparos atravesó la pierna del herido e impactó contra el frente de una vivienda situada en General López 1996, al menos así lo hizo saber su morador.

 

De víctima a victimario

Consultado sobre los posibles prontuarios delictivos de ambas personas involucradas en este hecho, Albornoz indicó que “la víctima (Rosales) contaría con antecedentes, y el imputado, no”. Asimismo puntualizó que el ataque no estuvo motivado por un hecho del momento, “no hubo un intento de robo pero supuestamente, anteriormente hubo un hecho de robo en que la víctima fue el imputado de este último hecho (Ramírez)”, manifestó Albornoz. Al parecer en el ilícito mencionado a Ramírez le sustrajeron una fuerte suma de dinero y acusaba a Rosales de ser uno de los autores de esa sustracción.

 

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Viernes trágico con dos muertos por accidentes de tránsito 2 Dicen haber fotografiado un OVNI en Empalme 3 Allanamiento por abigeato en Empalme 4 Hallan drogas y un casino clandestino en barrio San Martín 5 El tren vuelve a parar en Empalme