Política y poesía en Villa Constitución

Por Diane Southier. Socióloga Política, Universidad Federal de Santa Catarina, Florianópolis, Brasil.   El sábado 17 de junio tuvo lugar en Villa Constitución el 1º Congreso Internacional Gramscianos en el Paraná, en donde se encontraron ciudadanas y ciudadanos, militantes políticos, docentes, académicos y, sobretodo, amigas y amigos conectados por un tema en común: Antonio Gramsci. […]

Por Diane Southier. Socióloga Política, Universidad Federal de Santa Catarina, Florianópolis, Brasil.

 

El sábado 17 de junio tuvo lugar en Villa Constitución el 1º Congreso Internacional Gramscianos en el Paraná, en donde se encontraron ciudadanas y ciudadanos, militantes políticos, docentes, académicos y, sobretodo, amigas y amigos conectados por un tema en común: Antonio Gramsci.

Este pequeño pero emblemático evento le cambió durante un fin de semana al cotidiano de la también pequeña pero emblemática Villa Constitución, escenario de históricas luchas populares.

A 100 años de la Revolución Rusa, 80 de la muerte de Gramsci y a 6 de la muerte de Carlos Sosa – villense comunista homenajeado por el evento –, participaron panelistas de la Argentina, Brasil e Italia, todo esto en el marco de las Jornadas Gramscianas que se están sucediendo este año desde Buenos Aires, La Plata, Quilmes, Córdoba y, claro, Villa Constitución (además de otras partes del mundo).

Bajo el aporte teórico-político gramsciano, debatimos acerca de la coyuntura latinoamericana, en tiempos de neoliberalismo y golpes de estado que ya no se vienen con este nombre ni con tanques en la calle.

Así que igualmente las estrategias políticas de la izquierda ya hace rato no pueden ser las mismas.

La pregunta gramsciana básica que se nos hacíamos y que en buena medida ha atravesado todo el encuentro es la de la unión y organización revolucionaria: ¿cómo articularse a los grupos subalternos, crear liderazgo y proyectar hegemonía – haciéndolo democráticamente?

Se nos recuerda Ernesto Laclau – otro ilustre gramsciano argentino – que esto solo es posible mediante el respeto a la diversidad de pensamientos y, por lo tanto, cambios constantes de identidad, sin embargo entendiendo que fronteras políticas son necesarias e inevitables a esa conquista.

Otra respuesta provisora sería: empezando con eventos en los cuales amistad, política y poesía sean los conductores.

De esto se trató, por fin, el encuentro en Villa.

Al final del congreso, la Unión Obrera Metalúrgica se volvió escenario de una admirable banda bonaerense curiosamente llamada “El violinista del amor y los pibes que miraban”, cuya energía se juntó después a la de artistas locales en una gran peña gramsciana, en la biblioteca popular.

“¿Pero quién es Gramsci?”, ciertamente era la pregunta que se hacía la gente.

Bueno, Gramsci fue un militante comunista italiano y teórico político de gran envergadura que, en el principio del siglo XX, escribió sus principales reflexiones bajo el terror fascista, aunque sin perder la ternura jamás.

La pasión también organiza, diría él.

Yo, brasileña viviendo temporariamente en Buenos Aires, con mucho orgullo ya me considero una legítima Gramsciana del Paraná (a parte porque nací en un departamento de Brasil que también lleva el nombre del rio!) y espero muy prontamente poder volver a Villa, construir otros eventos, así como llevar a los gramscianos del Paraná a hegemonizar otros ríos de nuestra tan hermosa y sufrida Latinoamérica.

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Allanamiento por presunta estafa con actividades de capacitación 2 Policía Federal estuvo en Villa por el caso Maldonado 3 Hallaron una granada activa 4 Violenta gresca entre sectores de la seccional local de la UOM 5 Asaltaron y golpearon a una adolescente de 13 años