Secuestran arma de fuego en una causa por violencia de género

Un hombre denunció que su concubina abandonó el hogar después de una discusión y que desconocía su paradero. Personal de la PDI encontró en su declaración y en su actitud algunas incongruencias y finalmente constató que este sujeto había golpeado y amenazado de muerte a la mujer y que en su poder tenía una escopeta de caño recortado.

El arma de fuego fue hallada en la vivienda del sospechoso.

El secuestro de un arma de fuego y un violento sujeto excluido del hogar fue el resultado de un procedimiento realizado el viernes por la Policía De Investigaciones (PDI). Todo se inició como un trabajo de rutina tras la exposición que realizó en la Comisaría 1ª un hombre de 39 años de edad, domiciliado en barrio 9 de Julio, dando cuenta que su concubina, de 24 años, abandonó la casa tras un discusión ocurrida el jueves aproximadamente a las 14. El primer dato que llamó la atención de los pesquisas y que les dio indicios que algo extraño ocurría es que este hombre se presentó a realizar su exposición ante la Policía a las 2 de la madrugada.

“Si esperó tanto para ir a la comisaría, por qué no esperó hasta la mañana, por qué ir a las 2 de la madrugada”, consideró uno de los pesquisas. En su exposición el sujeto detalló que durante la discusión le destrozó el teléfono a la mujer, incluido el chip, porque se mensajeaba con otro hombre y que en represalia ella le rompió el suyo, para luego retirarse de la vivienda. Posteriormente esta persona se presentó nuevamente ante la Policía para dejar sin efecto el pedido de paradero indicando que lo llamó una hermana de su concubina diciéndole que estaba con ella.

“Si dijo que la mujer le rompió el celular, ¿cómo se comunicó su hermana con él?”, se preguntó uno de los investigadores. Así que, temiendo lo peor, el jefe de la PDI, comisario Eduardo Ramus, pidió una orden de allanamiento y procedió a requisar la vivienda del sospechoso. Allí constataron que el celular de este hombre se encontraba en buen estado y que mintió al decir que su concubina se lo destrozó. Asimismo encontraron un escopeta de caño recortado, tipo pistolón, en perfecto estado y con un cartucho en su interior, lista para ser usada, al cual fue secuestrada y remitida para un peritaje.

 

Amenazada

Mientras se llevaba adelante el allanamiento, la mujer, que estaba escondida en la casa de una amiga se dirigió al Centro de Orientación a la Víctima de Violencia Sexual y Familiar de la UR VI (Comisaría de la Mujer) y radicó una denuncia contra su concubino. Allí explicó que no había denunciado lo sucedido porque se encontraba escondida por temor a ser agredida nuevamente  por su pareja. Asimismo relató que durante la discusión del jueves su concubino la golpeó y la amenazó de muerte y que tenía razones para temer que cumpliera su amenaza porque tenía un arma de fuego.

Como consecuencia el Juzgado de Familia ordenó la restitución de la mujer a su hogar y la exclusión del violento. Es posible que la celeridad con que trabajó la PDI no solo haya logrado poner fin a las agresiones que padecía la víctima, sino que con el secuestro del arma de fuego haya evitado una posible tragedia.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Violenta agresión en una estación de servicios 2 Heroico rescate de dos mujeres atrapadas en un incendio   3 Adhesión al feriado administrativo del 15 de noviembre 4 Detuvieron a un vendedor de marihuana en barrio Galotto 5 Atropelló a dos motociclistas y huyó pero dejó su patente