Un incendio destruyó dos casas

La colocación de una membrana en un techo culminó el miércoles por la mañana con dos viviendas destruidas por el fuego, el cual se inició en un quincho y se extendió rápidamente por toda la superficie. Los dueños de una de las casas afectadas se quejaron por la demora de los bomberos en llegar al lugar. La magnitud del siniestro fue tal que una tercera finca corrió el riesgo de ser alcanzada por las llamas.

Una densa humareda cubría las viviendas mientras los Bomberos combatían el fuego.

Un voraz incendio destruyó dos viviendas el miércoles por las mañana en barrio Amelong, ambas construcciones son aledañas y se encuentran ubicadas sobre calle Maipú al 1800, en cierto momento corrió riesgo de sufrir el mismo fin una tercera finca. En una de ellas se estaba colocando una membrana impermeable en el tejado y esto habría iniciado el fuego que se extendió rápidamente ayudado por el material inflamable del que están compuestos los techos de este vecindario y el efecto “chimenea” que genera la existencia de un contratecho. En pocos minutos las llamas pasaron de una casa a la otra provocando enormes daños. Todo comenzó alrededor de las 10.30 y recién pudo ser controlado cerca de las 13.

El siniestro fue de tal magnitud que acudieron tres unidades de los Bomberos Voluntarios, personal policial, de Protección Civil, de la Guardia Urbana Municipal, inspectores de tránsito y del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (SIES). Por momentos una densa humareda coronaba las altas llamas que emergían de los techos destruidos, humo que luego descendía cubriendo gran parte de la manzana. Pese a la magnitud del incendio no se registraron heridos ni personas afectadas por el humo, aunque el propietario de una de las viviendas, el conocido músico Rubén Ocampo, sufrió una descompensación y fue atendido en el mismo lugar de los hechos por el personal médico.

El encargado de Protección Civil, Alberto Grassi, explicó que fueron convocados “por los bomberos para trabajar en este siniestro que lamentablemente afectó a dos viviendas. Al arribo nuestro ya estaba trabajando el cuerpo de bomberos pero el fuego se propagó rápidamente. Nosotros procedimos a cortar la energía, comprobar el estado de las familias, por suerte, salvo el estado de ansiedad por la situación, no tenemos que lamentar víctimas. Y en lo que nos compete a nosotros era asegurar un perímetro junto con la Guardia Urbana y Policía de Tránsito, ver el tema de los servicios, gas y luz y salvaguardar la vida de las personas en todo momento”.

Los Bomberos Voluntarios descargaron gran cantidad de agua sobre las casas para sofocar las llamas.

Quejas

El incendio se inició en la vivienda contigua a la de Ocampo, propiedad de una familia de apellido Raggio, quienes se quejaron airadamente de la demora de los Bomberos Voluntarios en llegar al lugar. “Demoraron más de media hora, en un pequeño incendio se quemaron dos casas… Tengo todo, rifas de los bomberos… llamó todo barrio Amelong y los señores tardan más de media hora en venir. Caminando y con un balde de agua demorás menos. Siempre compré todo lo de los bomberos porque hay que ayudarlos”, manifestó la dueña de casa. Asimismo indicó que al momento del siniestro se encontraban en la vivienda su esposo, su madre y sus hijos.

Sobre el incendio indicó que se originó en momentos en que “estaban colocando un pequeño parche de membrana y de eso pierdo la casa, y mi vecino también, porque demoraron tanto, tanto, tanto en venir y cuando llegaron no tenían ni agua. Por eso es culpa del municipio porque cada bombero está en su casa y hay que reunirlos. Es una tomada de pelo. Hay dos casas quemadas, ¿cuánto tiempo le dieron al incendio?”. Finalmente la mujer señaló que el foco ígneo se inició en el quincho ubicado en el patio trasero de la vivienda, “era una cosa que se podría haber parado rápidamente”.

“Es entendible”

Por su parte el jefe del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios, comandante mayor Rubén Moreyra puntualizó que los tiempos de la espera no son los mismos que de aquellos que acuden a los llamados y recordó que a la hora del siniestro la mayor parte de los bomberos se encuentran en sus trabajos particulares. “Cinco minutos nuestros para salir a un servicio no son los cinco minutos de quien se le quema la casa y lo entiendo. Verlo del lado nuestro y verlo de tu lado cuando se te quema la casa, es otra. La entiendo y es lógico que esté así”, expresó en cuanto a los dichos de la damnificada.

Por otra parte, con referencia a la falta de agua, explicó que la primera autobomba intentó un “ataque mortal” al fuego, el cual es de tal intensidad que en tres minutos se vacía el tanque. Por lo que hubo que esperar la llegada de otra autobomba y la cuba, asimismo aguardaron por un camión regador del municipio que llegó tarde y su conductor se quejó por el mal estado del parque automotor municipal, asegurando que de cuatro unidades de esas características solo funciona una. Por otra parte Moreyra planteó la necesidad de elaborar una normativa y un protocolo de seguridad para la colocación de membranas ya que se produjeron varios incendios por el mismo motivo.

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Conductor villense con la mayor alcoholemia de la provincia 2 Recapturaron a los seis reclusos que se evadieron del nuevo penal 3 Impactante vuelco de una pick up en la curva de Bassi 4 Gendarmería secuestró mercadería de contrabando 5 Con una maza rompieron cristal de Pardo y robaron televisores