Versiones de falsos secuestros provocan alarma en la ciudad  

Desde la Unidad Regional VI piden precaución a la comunidad y tratar de corroborar la veracidad de los audios y comentarios que se difunden en las redes sociales sobre supuestos intentos de secuestros de niños, información que en su gran mayoría es falsa. Solo hay una denuncia en la Policía radicada por una mujer a la que su hijo le relató que un hombre habría intentado secuestrarlo. En Luzuriaga una adolescente admitió que mintió al decir que sufrió un hecho similar.  

El comisario mayor Albornoz pidió no difundir información que no está corroborada.

Nuevamente una oleada de versiones sobre supuestos secuestros de niños generó una psicosis en nuestra ciudad, situación que se repite cada tanto con fines desconocidos. La proliferación en las redes sociales de mensajes y publicaciones de dudosa procedencia no hace más que aumentar la confusión y el temor, como ya ocurrió en innumerables oportunidades. En los años 90 y en la década pasada eran las Trafics blancas y en las últimas dos semanas los utilitarios grises, tipo Kangoo o Partner, supuestamente utilizadas para intentar secuestrar niños, algo que nunca ocurrió.

En lo mque va del 2017, hasta el momento sólo existe una denuncia radicada por la madre un niño de 11 años que le relató un supuesto intento de secuestro que habría sucedido en la tarde del lunes. La falta de testigos y las 5 horas en que la mujer demoró en comunicarse con la Policía dificultan la investigación de este incidente. En tanto, el martes por la noche las redes sociales volvieron a sacudirse con la noticia de una tentativa de secuestro de una adolescente en barrio Luzuriaga, hecho que posteriormente se reveló como inexistente cuando la supuesta víctima terminó admitiendo la falsedad de sus dichos.

Con respecto al primero de los hechos, el único denunciado ante la Policía y Fiscalía, la madre del niño, Carolina de Musso, explicó a Diario EL SUR que el incidente ocurrió “por calle Comodoro Rivadavia, entre Bolívar e independencia”. Su hijo, de 11 años, regresaba de sacar unas fotocopias “venia caminando, cuando una chata dobla en U, se baja un hombre que lo quiso agarrar, el salió corriendo para la calle Santa Cruz, en contramano hasta llegar a casa. Esto ocurrió alrededor de las 16.15. Fue un susto grande, la denuncia está radicada en la Fiscalía que está trabajando, me atendieron muy amablemente.  Van a pedir las cámara de seguridad de la zona”.

Consultada sobre si alguna persona vio lo sucedido, Carolina indicó que en la calle “no había nadie a esa hora”, asimismo aclaró que su hijo no sufrió daños e indicó que recién radicó la denuncia a las 21, en la Comisaría 13ª “cuando mi marido vino de trabajar y el nene estaba más tranquilo. Ahora está bien, solo asustado, retomando su actividad de fútbol”. Con respecto al vehículo que habría intervenido en este hecho manifestó que según le contó su hijo era “una Kangoo gris, con vidrios polarizados y patente nueva” pero no aportó datos del dominio.

 

Demora en denunciar

Sobre esta denuncia el jefe de la Unidad Regional VI, comisario mayor Marcelo Albornoz, comentó que Carolina menciona que el sujeto que describió su hijo era “una persona mayor de edad, que tenía barba y que vestía una remera negra”. Por otra parte lamentó que pasaran varias horas desde que sucediera el hecho al momento de la denuncia y destacó que ante situaciones de este tipo “lo conveniente es que la comunicación sea inmediata para trabajar y establecer la realidad de los hechos. Si podemos identificar a ese individuo de forma inmediata podemos establecer las intenciones de las personas o cómo se dieron las circunstancias”.

 

Falso secuestro

En cuanto al suceso del martes por la noche Albornoz indicó que “alrededor de las 22.30 comenzó a circular por las redes sociales que habían intentado secuestrar a una menor de 13 años en la plaza de barrio Luzuriaga. Igualmente había ingresado un llamado al 911 donde una abuela decía que su nieta había sido víctima, aparentemente de un intento de secuestro. A raíz de eso se convoca a las unidades móviles pero en el lugar no encuentran a nadie de las personas que llamaron, comienzan a interrogar a los distintos vecinos, los que ignoraban esta situación”.

Lejos de desechar la versión de los hechos, Albornoz ordenó a su personal monitorear las redes sociales para dar con algunos de las personas que difundían los hechos presuntamente sucedidos en Luzuriaga, los cuales indicaban que una joven de 13 logró escapar de un hombre y una mujer que intentaron introducirla a la fuerza en un Chevrolet Astra gris, el que luego huyó hacia la zona rural. “Logramos el contacto con una de las personas que hacían las publicaciones para ver si podía identificar a quién resultó víctima de este hecho. Nos dan el dato de una menor, vamos hasta su domicilio, nos dicen que esa menor estaba bien y que no había participado en nada”.

“Se sigue averiguando hasta que llegamos a un domicilio donde nos atiende la persona que había llamado al 911, que era la abuela de la niña que había manifestado en un primero momento esta situación, la que posteriormente, viendo todo el movimiento de patrullero que se hizo en la zona, le comunicó que fue una mentira, una broma”, reseñó el jefe policial.

 

Corroborar la veracidad

Como consecuencia de la psicosis generada por la difusión de este falso secuestro Albornoz pidió prudencia a la hora de compartir información de la que no se conoce su veracidad. “Antes de comunicarla a las redes sociales, en especial en esta ciudad, como todo vecino conoce a alguna autoridad, al recibir alguna información puede comunicarse y comprobar que sea real”, señaló. A la vez adelantó que a partir de ahora “ante cada llamado, ante cada situación similar a esta, adoptamos, en comunicación con la Fiscalía local, que cada persona que haga publicaciones o llamados telefónicos, hacerle un acta de procedimiento y darla a la Fiscalía para que se continúe la investigación”.

 

 

PRECACUCIÓN

Mensajes engañosos

“Hace unos días que venimos con la problemática de los audios que se suben a las redes sociales, que causan temor en la población, por lo que hemos tenido comunicación con personal policial y jefes, tanto de Buenos Aires como de la ciudad de Rosario, de las que me manifiestan que estos audios están circulando en esas localidades y no se conoce el objetivo. Por eso le pedimos a la comunidad que tengan precaución y tratar de ver su veracidad, de consultar con las autoridades si es real antes de difundirlos”.

 

En los que va del 2017, hasta el momento sólo existe una denuncia radicada por la madre un niño de 11 años que le relató un supuesto intento de secuestro que habría sucedido en la tarde del lunes.

El martes por la noche las redes sociales volvieron a sacudirse con la noticia de una tentativa de secuestro de una adolescente en barrio Luzuriaga, hecho que posteriormente se reveló como inexistente cuando la supuesta víctima terminó admitiendo la falsedad de sus dichos.

“Antes de comunicarla a las redes sociales, en especial en esta ciudad, como todo vecino conoce a alguna autoridad, al recibir alguna información puede comunicarse y comprobar que sea real”.

Comentarios:

Lo más leído

1 Violenta agresión en una estación de servicios 2 Heroico rescate de dos mujeres atrapadas en un incendio   3 Adhesión al feriado administrativo del 15 de noviembre 4 Detuvieron a un vendedor de marihuana en barrio Galotto 5 Atropelló a dos motociclistas y huyó pero dejó su patente