El gobierno analiza cambios en la Ley de Zonas Francas

Estudian actualizar la ley de zonas francas (24.331) para favorecer a industrias, empresas de servicios y el crecimiento de economías regionales.

La de nuestra ciudad es una de las siete ZF ya adjudicadas.

La de nuestra ciudad es una de las siete ZF ya adjudicadas (Imagen de la maqueta del proyecto).

El Gobierno nacional comenzó a analizar una actualización de la ley 24.331, de Zonas Francas, para lo cual conformó una mesa de trabajo multidisciplinaria en la que varias dependencias ministeriales intervienen según sus áreas de experiencia.

Los cambios alentados apuntan a “revitalizar una valiosa herramienta que propenda al impulso del desarrollo industrial y de servicios, el crecimiento de las economías regionales y la inserción en el comercio mundial”, según indican los documentos preliminares en estudio, a los que accedió la agencia Télam.

Según definición de la AFIP, “las zonas francas son espacios en los cuales la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero, y tanto su introducción (importación) como su extracción” (exportación) y no están gravadas con tributos -a excepción de aquellos que pudieran corresponder por los servicios que pudieran presentarse- ni alcanzadas por prohibiciones de tipo económico.

Las industrias radicadas en esas áreas están asimismo exentas de impuestos nacionales que gravan los servicios básicos (telecomunicaciones, gas, electricidad, agua corriente, cloacales y desagüe).

La iniciativa oficial impulsar el comercio y el desarrollo fabril exportador, incrementar las inversiones a través de la baja de costos vinculados a las operaciones que se realicen en dicho ámbito, e impulsar el empleo de mano de obra, según los análisis preliminares a los que tuvo acceso Télam.

Existen en la actualidad diez zonas francas en operación en el país, en otras tantas provincias: Buenos Aires, San Luis, Tucumán, Córdoba, Mendoza, La Pampa, Chubut, Salta, Misiones y Entre Ríos.

Otras siete ya están adjudicadas en San Fernando, Chaco; Zapala, Neuquén; Frías, Santiago del Estero; Paso de los Libres, Corrientes; Sierra Grande, Río Negro; Concepción del Uruguay, Entre Ríos; y la de nuestra ciudad. Además de una que fue preadjudicada, en Jáchal, San Juan.

Dos futuras zonas francas están en proceso de licitación (en Bahía Blanca y Tinogasta, Catamarca); en dos casos se elaboran los pliegos correspondientes (en Perico, Jujuy; y Chamical, La Rioja); y está en proceso de reglamentación la de Ushuaia, Tierra del Fuego.

Los documentos de la comisión gubernamental que estudia la reforma de la ley 24.331 recuerdan que la norma se aprobó en 1994 y desde entonces fue modificada en cuatro ocasiones, pero sólo en uno de sus artículos: el 44°, que estipula el plazo de caducidad del derecho al establecimiento de zonas francas en cada provincia.

El Poder Ejecutivo justifica la necesidad de una revisión completa de la norma por “el mero paso del tiempo desde 1994 y el cambio que vieron entonces los sectores productivos”.

Se aducen además “los nuevos avances tecnológicos; el crecimiento de sectores como el de exportación de servicios; y la ausencia total de políticas de acompañamiento al desarrollo de las zonas francas”.

Los documentos en estudio consideran que la actualización de la ley, relegada por años, “merece de un trabajo dedicado, profesional y pormenorizado”.

Se busca, en ese sentido, “evitar caer en parches o normas de excepción, que sólo continúen distorsionando una herramienta que ha tenido escaso desarrollo y que podría haberse constituido en una política de Estado de crecimiento exponencial de exportaciones y de atracción de inversiones”, indican los textos preliminares.

Los expertos que se abocan a la preparación del anteproyecto de ley destacan que la creación y desarrollo de zonas francas constituyeron en numerosos países una política económica de fomento o diversificación de exportaciones, de atracción de inversión extranjera directa y de inserción internacional.

Los casos de éxito en el mundo -argumentan los funcionarios- muestran un trabajo pormenorizado en el desarrollo de estas zonas económicas, que priorizan en muchos casos sectores productivos específicos, tanto en materia de programas de promoción de exportaciones como en la atracción de inversión extranjera y la identificación de las ventajas competitivas locales.

Las zonas francas, sostienen en el gobierno, pueden constituir “una base de desarrollo estratégico del país”, a partir de incentivos fiscales.

Pero también, concluyen, impulsarán “la capacitación de mano de obra calificada, el aumento de capacidad científica o tecnológica, y el acompañamiento del Estado en la identificación y desarrollo de nichos productivos en condiciones capaces de aprovechar los beneficios de producir en esos territorios”. Fuente: Télam

 

 

 

 

Comentarios:

Lo más leído

1 Lo mató a puñaladas y lo tiró en la vereda 2 Primeras multas por exceso de velocidad en los ingresos a Villa 3 Harto de robos y amenazas un hombre baleó a un joven 4 Sauretti imputado de homicidio calificado con ensañamiento 5 Berti pidió la renuncia a todo el gabinete y evaluará caso por caso