Poner las acciones donde se pone la boca

Todo parece apuntar a que Villa Constitución se subirá a la ola de localidades que, aprovechando el visto bueno en Rosario, adherirán a la Ley de Descanso Dominical.

POR MARIANO FORTUNA

Todo parece apuntar a que Villa Constitución se subirá a la ola de localidades que, aprovechando el visto bueno en Rosario, adherirán a la Ley de Descanso Dominical.

Así se denomina la normativa, más allá que en su cuerpo no incorpora la palabra “descanso” en ningún lugar; y expone un espíritu que apunta más a una voluntad de mantener cerrados ciertos comercios que al descanso de los trabajadores. Razón suficiente para sospechar que el verdadero descanso se lo hacen el Estado local y sindicato de Comercio a los trabajadores, discriminándolos y tomándolos por idiotas.

En términos prácticos, la normativa a la que Villa Constitución se perfila a adherir,  obliga a los supermercados de más de 120 metros cuadrados a cerrar sus puertas los domingos. En líneas generales, la adaptación villense a la norma mantendría el mismo formato, sólo que (según se supo) también se restringiría la apertura de las tiendas conocidas como “saladitas”.

Más allá de los criticables argumentos jurídicos de la norma provincial, llama la atención la extendida aprobación, o mejor dicho, la casi nula resistencia que ha tenido, dado que lo que se aprestan a llevar adelante el Estado local (Ejecutivo y Concejo), el sindicato y empresarios, es  la legitimación de una flagrante discriminación; junto al reconocimiento del propio fracaso en su rol de organismos de control y defensa de los derechos de los trabajadores.

 

¿Por qué no descansamos todos?

Tanto el Estado como el sindicato de mercantiles aseguran que los trabajadores tienen el derecho a descansar los domingos, en tanto es una cuestión “humanitaria” propiciar el encuentro de la familia los domingos (vaya afirmación). Lo curioso, es que el humanitarismo que promueve la ley se limita sólo a los empleados de comercio; y va más allá, puesto que tampoco alcanza a todos los empleados de comercio, sino sólo a los que trabajan exclusivamente en supermercados de más de 120 metros cuadrados. Es decir, que si usted trabaja en una heladería, en un bar, en un cine, en una casa de electrodomésticos o en cualquier otro comercio que no sea un supermercado de tales dimensiones, debería caer en la cuenta que quizá no es tan humano como para merecer descansar los domingos. Tanto peor para los restantes mortales del universo laboral que no son empleados de comercio, que aún se encuentran fuera del alcance de ese grupo selecto de sabios que regulan cuándo uno debe trabajar, descansar y cuál día de la semana es correcto compartir con su familia.

Es menester pensar que semejante distinción arbitraria tiene alguna explicación: o se trata de una restricción hecha a medida en un rubro donde la competencia molesta, y el Estado interviene nivelando hacia abajo. O bien,  el sindicato y el Estado han decido tajantemente representar a sólo una parte de los trabajadores. De ser así, lo justo sería que en el futuro el Estado diera lugar al mismo reclamo de otros sectores, permitiendo que todos nos acojamos al mismo beneficio. Y que el gremio de empleados de comercio sea consecuente, dejándole de descontar  los aportes que retiene compulsivamente a los propios afiliados a los que no les reconoce el descanso dominical. A desigual representación, distinto precio ¿no?

Todos estamos de acuerdo en que  los trabajadores deben tener su merecido descanso. Pero si esto no se está cumpliendo, es por connivencia del Estado, del sindicato y de los propios empresarios que no lo respetan. Por ende, lo primero que deberían hacer para subsanar la situación sería hablar menos y hacer más, observando el cumplimiento de los acuerdos colectivos de trabajo; y si los acuerdos no conforman, promover su modificación.

Es propio de los mandones creer, o querer hacer creer, que los problemas que surgen no pueden ser solucionados desde la libertad. El  inconveniente es que a veces estos requieren un plus, esos esfuerzos que a los amantes de los atajos coercitivos no les gustan demasiado, y se empecinan en impulsar una suerte de ley placebo con la intentan ocultar su propia ineficacia

 

Las palabras y las acciones

Las preguntas podrían extenderse también desde el lado contrario, y evaluar la cuestión desde la lógica proactiva que sería esperable observar en un gobernante; pues, no sólo tomarán una decisión  que afecta la actividad y los planteles de trabajo actuales, sino que están comprometiendo ambas cosas a futuro, generando un impacto directo sobre trabajadores y actividades potenciales. ¿Acaso nadie piensa que si Rosario y las ciudades aledañas adhirieron a esta norma, Villa podría salir beneficiada? ¿O no hemos visto cómo otras localidades se beneficiaron de nuestros crónicos errores?

El hecho de que nuestra ciudad le vuelva la espalda  a esta ley, podría resultar en una externalidad altamente positiva, atrayendo las oportunidades comerciales que los demás comienzan a dejar pasar. Lo cual, podría incrementar la actividad, el empleo, y por ende, la recaudación del Municipio en concepto de impuestos, que bien podrían ser volcados en obras que alimenten un círculo virtuoso. Máxime, en un contexto donde la economía viene de capa caída.

Existe un dicho bastante difundido entre el empresariado estadounidense que reza “put your money where your mouth is”, que traducido sería algo así como “poné tu plata donde ponés tu boca”; en clara alusión a que uno debiera actuar en consonancia con lo que dice. Nada más loable para la realidad local que se desgasta hace tiempo bajo las mismas excusas.

“Si Acindar estornuda Villa se resfría”, se repite como un mantra; pero lo cierto es que poco se hace para cambiar ese panorama, y las pomposas promesas sólo quedan en una linda declaración de intenciones previa a una elección. Ya no alcanza con tirar palabras al aire, hay que argumentar y actuar en consecuencia. Si el Estado y los sindicatos dicen trabajar para defender las fuentes de empleo, deben dejar de confabular para destruirlas.

Comentarios:

Lo más leído

1 Choque fatal en el ingreso a Villa 2 Atacada y herida en el rostro 3 Hallaron un cadáver en el río 4 Un muerto y un detenido luego de una pelea entre amigos 5 Investigan el accionar de una empresa que recolecta orina