La heroica actuación del GC 83 “Río Iguazú” en Malvinas

Ocurrió en pleno conflicto del Atlántico Sur: David contra Goliat; un guardacostas de la Prefectura Naval Argentina, de los que lograron burlar el bloqueo británico en torno a Malvinas, con armamento liviano e inadecuado para el combate contra aviones, averió seriamente a un Sea Harrier inglés y puso en fuga a otro. Uno de los protagonistas de la épica gesta, narró a Diario EL SUR, sus vivencias de aquél momento.

POR MARIO CARRILLO

La historia cuenta que un 22 de mayo de 1982, dos aviones del Escuadrón 800 de Sea Harrier, integrantes de una Patrulla Aérea de Combate (PAC), atacaron al Guardacostas GC-83 mientras éste navegaba por la zona de la Bahía Choiseul; desde la cubierta del buque de Prefectura, el Cabo Segundo Julio Omar Benítez repelió el ataque con la ametralladora antiaérea calibre 12,7 mm, siendo alcanzado por los disparos de los aviones atacantes resultando mortalmente herido. A pesar de no haber tenido asignado el puesto de esa ametralladora, un camarada de Benítez, el Cabo José Raúl Ibáñez, no dudó tomarla y a pesar de ser la re-edición de la pelea de David contra Goliat, respondió -con un arma inadecuada para combate aéreo y máxime que se trataba de la tecnología de guerra más avanzada del mundo- a los ataques de los aviones británicos. Con su valiente y heroico accionar, logró averiar seriamente a uno de los Harrier, forzando a un segundo avión hostil a retirarse. Esta acción de guerra es considerada el Primer Combate Aeronaval de la Historia Argentina. Por su heroísmo y arrojo le fue condecorado con la medalla "La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate".

Un correntino de ley
A 31 años de ese primer combate aeronaval, Diario EL SUR entrevistó a un protagonista estelarísimo del episodio bélico descripto: Al hoy Ayudante Mayor -y Encargado General del Servicio de Guardacostas de la Prefectura Naval Argentina- José Raúl Ibáñez. Un correntino de ley, fibroso y que se mantiene en muy buena forma a sus 56 años; querido y respetado por sus pares y por sus superiores, quienes lo apodan “Gallo” o “Sea Harrier”. Todo un personaje, firme y cálido a la vez, que no perdió parte de su acento de Taragüi Porá, a pesar de haberse radicado en un modesto y apartado barrio de Escobar, desde donde viaja diariamente a prestar servicio en Capital.
Sobre aquél 22 de mayo arranca relatando que “se encontraban en una misión de transportar a 19 efectivos de Ejército y dos cañones de 105 mm a Puerto Darwin, ya que las condiciones climáticas impedían llevarlos por aire”
Prosiguiendo con la narración añade: “A la noche comenzamos a desarmar los cañones y colocarlos en distintas partes del guardacostas, porque es un buque chico y además estábamos con la tripulación completa; terminamos y a eso de las 4 de la madrugada zarpamos de Puerto Argentino y a eso de las 8, cuando navegábamos por la zona de la Bahía Choiseul, el Sr. (Eduardo Adolfo) Olmedo (Subprefecto y Capitán del GC 83) tocó zafarrancho de combate porque nos estaban sobrevolando dos aviones Sea Harrier, así que prestamente ocupamos los puestos de combate. Bajé a la sala de máquinas y a la primera pasada del avión inglés recibimos el fuego de su ametralladora que averió el cargador de baterías de la banda de babor, el banco de trabajo; los disparos también reventaron el cielorraso de la sala de máquinas y junto al pie de la escalera que va a cubierta, abrieron un rumbo en el casco de unas 4 o 5 pulgadas, donde entraba una bocanada de agua. Inmediatamente puse las dos bombas para achicar el agua, pero no daban abasto. Le comunico la situación al Sr. Olmedo que estaba en el puente y me dijo que abandone la sala de máquinas que iba a tratar de tirar el “Río Iguazú” a la costa.

Un sapucay que no fue
Sobre el heroico episodio en el punto más álgido del desigual combate, nos cuenta: “Cuando voy llegando a cubierta el suboficial (Juan José) Baccaro y el cabo segundo (Carlos) Bengochea me dicen: “Hacelos m…..”; levanto la vista y a través de popa y veo que se venía en picada el Harrier; así que atropello al Cabo Segundo (Julio Omar) Benítez, que ya estaba herido de muerte –tenía volado todo la parte del estómago- lo desengancho del arnés de la 12,7 (ametralladora) y me pongo en la posición de él, justo cuando el avión enemigo se puso en la estela nuestra y comenzaba a abrir fuego nuevamente; así que comencé a disparar y el Harrier se comió la cortina de la ráfaga nuestra”
-Qué sentiste o pensaste en ese momento fue la pregunta; su respuesta: “Fue todo tan rápido…venía se subir de la sala de máquinas mojado, y me encuentro en cubierta con un panorama terrible; mi camarada herido de muerte, el suboficial Baccaro y el cabo segundo Bengochea heridos y arrastrándose por cubierta; así que ni dudé y atropellé para tratar de defenderme, porque tiempo de pensarlo no hubo; siempre solía decir que si pasaba por esta situación de combate iba apegar un sapucay, pero sinceramente ni me acordé, ni tuve tiempo; porque como te decía, todo pasó tan rápido y era tan desesperante el momento”

Un segundo Sea Harrier
Más adelante en el relato de esta vivencia acota más detalles significativos: “ Cuando abrí fuego con la 12,7, el Harrier comenzó a largar una estela de humo y me di cuenta que le había dado; el avión pasó arriba nuestro y justo en ese momento encallamos a unos diez o doce metros de la costa y como había olas de dos o tres metros de altura parecía que el guardacostas se iba a dar vuelta, Ahí me sacudo un poco y parecía un poco aturdido, a lo mejor por el ruido de las turbinas del avión; y miro para tierra y veo que a unos 30 metros compañeros de iban corriendo, se caían y se levantaban…y como dice el refrán soldado que huye, sirve para otra guerra. Recuerdo que miro hacia cubierta y había un grupo de soldados y les grité que salieran de allí, porque al levantar la vista observo que se venía otro Sea Harrier; amago como a atacarnos por popa, pero se zambulló, dio la vuelta y se alejó; y allí se levantó el tambucho de un pañol ubicado detrás de sala de máquinas donde estaban varios efectivos del ejército a los que le grité que vayan saliendo, porque no sabía si el otro avión iba o no a volver a atacarnos. Así que comenzamos a bajar a los heridos, que perdían mucha sangre; ahí nos dimos cuenta que también estaba herido el Sr. Gabino Gonzáles (oficial de cubierta, hoy Prefecto Principal RE)

No hubiéramos podido sobrevivir
Cuando le menciono que con su heroico accionar salvó a la tripulación solo atina a decir: “Y bueno, fueron circunstancias de la vida, sobre las que Dios quiso que así fuesen; fíjate que si por ejemplo hubiésemos estado más lejos de la costa, a lo mejor nos hubiésemos muerto todos; quizá no en el ataque, pero las dos balsas salvavidas estaban todas acribilladas; quedaba un bote salvavidas pero para sólo seis personas y éramos treinta y cuatro. Además el agua muy fría, así que no hubiésemos podido sobrevivir; pero bueno, la pudimos contar, claro que tuvimos que lamentar la muerte de Julio Omar Benítez”
Por último le pedimos que reflexiones sobre sus sensaciones a 31 años de aquéllos momentos. Con la misma calma con que abordó todos estos recuerdos señala: “Siempre doy gracias Dios; porque como te decía son duras circunstancias del destino que nos ponen a prueba y a las cuales sobrevivimos; y como nuestro camarada Julio Omar Benítez no pudo contarla, quedamos nosotros para hacerlo porque está prohibido olvidar. Y porque pudimos llegar a Malvinas con esos guardacostas que no estaban preparados para esa travesía, con olas de once o doce metros; fue difícil llegar, pero cumplimos. Por eso no debe caer esto en el olvido y debemos defender lo nuestro a muerte”.

Cabo Segundo Julio Omar Benitez
Oriundo de Basavilbaso, (Entre Ríos) ingresó a la PNA como Marinero de Primera (1979); es destinado a la Escuela de Suboficiales "Martín Jacobo Thompson" (Zárate, Bs As), de la que egresó en 1980 como Cabo Segundo del Escalafón Navegación.
Efectuó cursos inherentes a su formación como el de "Control de Averías e Incendio" y "Ametralladora Browning calibre 12,7 milímetros" y de "Cañón Oerlikon calibre 20 milímetros" en 1981.
Se desempeñó como maquinista, entre julio de 1981 y enero de 1982 en la División Patrullaje de la Dirección de Prefecturas de Zona, integrando la tripulación del Guardacostas PNA GC-83 "RIO IGUAZU" de activa participación en el Teatro de Operaciones Islas Malvinas. Murió el 22 de mayo de 1982 cuando dos aviones Sea Harrier atacaron el GC 83; el Cabo Benítez repelió el ataque con la ametralladora antiaérea, siendo alcanzado por el fuego de los aviones enemigos. Este héroe, yace en el "Cementerio de Darwin" de Malvinas. Fue ascendido post mortem a Cabo Primero y fue condecorado con la medalla "La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate".

Escuchá a Mario Carrillo en "De un solo modo" de lunes a viernes a partir de las 9 en FM Puerto Piedras 94.3, y por internet ingresando aquí

Comentarios:

Lo más leído

1 Festival Regional de Folklore en Pueblo Esther 2 La Navidad Nuestra se presenta mañana en Empalme 3 Desalojarán a familias que están en riesgo en la barranca 4 Narco recibió a los tiros a Gendarmería y fue detenido 5 Este domingo se realizará el Pre-Diamante 2019 en Pavón